Mojácar – tierra de diálogo

“Yo soy tan español como vos cuando llevamos los de mi raza más de setecientos años de vivir en España nos decís que nos marchemos. Yo no hice nunca armas contra los cristianos, creo justo pues que se nos trate como hermanos, no como enemigos y se nos permita seguir labrando nuestra tierra”. Y añade: “Yo antes de entregarme como un cobarde, sabré morir como un español.”

- Fueron las palabras del alcaide Alabez al capitán Garcilaso de la Vega, enviado por los reyes católicos para la rendición de Mojácar.

Esta cita histórica se encuentra inscrita en la lápida de mármol sobre los chorros de agua de la fuente de Mojácar.

Desde allí empezaremos un recorrido a pie, subiremos por la cuesta de la fuente hasta el Arrabal y la puerta de entrada a la ciudad. Seguiremos por la plaza de la iglesia, y la plaza del Parterre hasta llegar al mirador de la plaza Nueva, centro neurálgico y lugar de encuentro de mojaqueros y también de visitantes.

Mojácar tiene rica historia de convivencia de diferentes culturas, tradiciones e idiosincrasias. Ya en el siglo XX con la llegada de los primeros turistas Mojácar renació con esplendor y lo hizo para conquistar los corazones de los viajeros románticos. Le contaremos quienes eran “Las Tapadas”, el “Moro Manco” o “Mojaqueros de hecho y Mojaqueros de derecho”.

¡Le esperamos!

La duración del recorrido se estima en una hora aproximadamente.

RECOMENDAMOS:

Llevar ropa y calzado cómodo, también accesorios para protección del sol, gorra, sombrero etc. y ¡crema con protección solar!